Opciones estratégicas

Cuanto más grande y complejo es un proyecto, y más dilatada en el tiempo es su ejecución, menos posible resulta constreñirle en fórmulas matemáticas o estudios técnicos. Y el caso extremo se da en los proyectos de carácter estratégico, que son, por su propia naturaleza, inaprensibles por los modelos matemáticos. Y éste es el carácter que tiene el proyecto del tranvía para Zaragoza, o el del metro, como propugna Domingo Buesa con el programa del Partido Popular.
Para contribuir a la mejor decisión sobre ellos podrán elaborarse cuantos estudios técnicos se quiera, pero abarcarán siempre aspectos parciales del mismo, con mayor precisión cuanto más parcial sea el aspecto a considerar, no pudiéndose nunca justificar en ultima instancia sobre ellos la decisión global acerca de su asunción o rechazo, porque, precisamente, su carácter estratégico obliga a lo que está más allá de toda técnica, a la decisión del gobernante, a la opción, en el sentido más profundo de la palabra, cuyo acierto o error sólo a posteriori, y en función de lo que el futuro depare, podrá sentenciarse.
Pretender tomar la decisión de implantar el tranvía en Zaragoza porque se tenga un estudio técnico que avala sus bondades no es sino una forma de disimular una decisión política previa y estratégica a la que se quiere barnizar con el carácter de inexorable, y casi mágico, que para mucha gente tiene el brillo de los cálculos complejos. Y tendría que decirse lo mismo de la pretensión de implantar el metro con iguales razonamientos.
El equipo técnico que avala la decisión del tranvía es ciertamente prestigioso, pero existen otros equipos técnicos igual de prestigiosos que avalan la decisión del metro, y en, definitiva, nos situamos siempre en el mismo punto de partida: se trata de una decisión estratégica, no técnica.
Por eso, me pareció sumamente pobre, y además impropia del rigor con que una persona ilustrada como él debería actuar, la pretensión del Alcalde, hace unos días en una entrevista de televisión, de desacreditar el proyecto del metro por razones exclusivamente técnicas, en una exposición en la que, además, se veía claramente que no sabía de lo que hablaba.
El Alcalde debería asumir con toda claridad que su opción por el tranvía, legítima, por supuesto, tiene el mismo carácter estratégico que la de sus oponentes por el metro. Y puestas así las cosas, ¡que decida el pueblo!



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: