Fomentar la excelencia

Según el último estudio realizado por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), la Universidad de Zaragoza se encuentra por encima de la media nacional en cuanto a rendimiento tanto docente como de investigación, innovación y desarrollo tecnológico. Igualmente, en la consideración de otros parámetros, se encuentra también entre las universidades más prestigiadas de España y con una gran incidencia internacional, particularmente en el mundo iberoamericano.

Cuidar ese prestigio, y acrecentarlo de forma continua, debe ser tarea permanente del Gobierno de Aragón, que tiene en ese centro el mayor productor de investigación de la Comunidad y uno de sus mejores embajadores en el mundo. Y ese prestigio, ganado en gran parte por la categoría de los docentes, se aumenta también, entre otras acciones, por la excelencia de sus estudiantes. Fomentar esa excelencia debe ser una norma básica de actuación de cualquier gobernanza de la universidad.

Recientemente, el Gobierno de Aragón, en su afán por ayudar a los estudiantes, ha decidido premiar con una cierta bonificación del precio de la matrícula de los grados universitarios a todos aquellos estudiantes aragoneses que hayan aprobado, como mínimo, la mitad de los créditos académicos, sin tener en cuenta ninguna otra consideración. Resulta siempre plausibble potenciar la universidad y premiar el esfuerzo de los estudiantes. Pero, estando de acuerdo con la intención de la medida, no puedo por menos de lamentar aspectos de la misma que son manifiestamente mejorables.

En primer lugar, y al contrario de la voluntad manifestada por el Presidente del Gobierno de avanzar hacia una sociedad meritocrática, premiar a quien aprueba solo la mitad de los créditos está lejos de impulsar hacia la excelencia, como debería ser el caso, y apunta más bien a fomentar la mediocridad. Los cinco o seis millones de euros que la medida va a costar al Gobierno de Aragón podrían emplearse mejor en establecer una escala más exigente en cuanto al resultado académico, de forma que incluso se llegase a premiar con la bonificación total de la matrícula a quien realmente tuviera un rendimiento excelente, y desde esa altura máxima se hiciera una gradación inteligente de bonificaciones acordes con otros parámetros más exigentes. Eso redundaría en beneficio de los buenos estudiantes y contribuiría a aumentar el prestigio de la universidad.

En segundo lugar, la intención de que la bonificación sea indiscriminada, es decir, solo tenga en cuenta el resultado de los estudiantes sin atender a la situación económica, me parece injusto al tratar por igual a los desiguales. Premiar el esfuerzo es algo altamente saludable, pero para conseguir un mismo nivel de rendimiento no es el mismo el esfuerzo que tiene que hacer un estudiante que, afortunadamente, goza en su familia de una situación acomodada, que le permite estudiar con tranquilidad y dedicación, que el que debe realizar quien, por no gozar su familia de ese desahogo, debe trabajar para hacer posible sus estudios, por poner uno de los distintos casos que pueden darse cuando la circunstancia económica no es favorable. Decía Ortega y Gasset que la persona es ella y su circunstancia, y la circunstancia económica resulta, por desgracia, muy determinante, y no tenerlo en cuenta priva a la medida del Gobierno de una dimensión de justicia que es siempre conveniente.

Y fundamentado en la misma lógica de no tratar igual a los desiguales, existe otra desigualdad que se debería contemplar: la diferencia entre los distintos grados. No tiene la misma dificultad una carrera que otra; es esta una realidad incuestionable, que está contemplada en todas partes, tanto por la nota de corte para entrar en los distintos grados como por otras circunstancias. Y en ello reside otra cuestión que debería tenerse en consideración. Como también debería contemplarse la circunstancia de aquellos estudiantes aragoneses que tienen que cursar sus estudios fuera de la Comunidad por no existir en Aragón el grado que desean estudiar. Son igual de merecedores de estímulos que los que cursan en Aragón sus estudios, y, sin embargo, la medida del Gobierno, a fecha de hoy, no lo contempla.

Pero, por encima, o al margen de estas consideraciones académicas, se dan en esta medida dos circunstancias políticas llamativas. La primera es que fue anunciada con toda la ampulosidad posible por la Consejera, acompañada del Presidente, en el Patio de la Sala de la Corona del Edificio Pignatelly, donde se suelen comunicar con solemnidad los asuntos de especial relevancia para la Comunidad, poniendo con ello de manifiesto la dimensión concreta de la bonificación que pensaba darse, y quince días más tarde esa concreta bonificación fue rebajada en su montante económico por el Director General de Universidades, alegando que se trataba de una simple puntualización.

Y la segunda circunstancia política llamativa es la que tiene que ver con el alcance social de la misma y el momento de su puesta en funcionamiento. La medida, como se dijo, supone ayudar a unas quince o dieciséis mil familias aragonesas, y se va a iniciar precisamente unos pocos meses antes de que tengan lugar las elecciones autonómicas en las que están llamadas a votar todas las familias aragonesas. Dada la solemnidad con la que se anunció por la máxima autoridad autonómica, la relativa rectificación que hubo de hacerse posteriormente que evoca prisas por anunciarla, y el momento en que va a ponerse en marcha, resulta casi inevitable atribuirla un calificativo cuyo adjetivo no quiero citar, pero que, probablemente, esté en la mente de muchos de los que lean estas líneas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: