Archive for 29 junio 2018

El desafío de la digitalización

junio 29, 2018

Aragón debe aprovechar las oportunidades y desafíos que conlleva la digitalización y extraer al máximo las ventajas competitivas que le proporciona su alta calidad de vida, el prestigioso ecosistema que posee, la tradicional paz y entendimiento social que le acompaña y su posición geoestratégica, entre otras variadas ventajas comparativas y competitivas que esta Comunidad Autónoma tiene y que constituyen un poderoso reclamo para atraer empresas y, en el actual desafío digital, para atraer también talento de cualquier parte del mundo.

En materia digital, las empresas aragonesas necesitan un número de especialistas digitales incomparablemente mayor que el que actualmente aporta su sistema educativo. Sin perjuicio de todos los esfuerzos que sean necesarios para aumentar considerablemente el número de egresados TIC que salgan de las instituciones aragonesas, es necesario aprovechar también el enrome atractivo que para las empresas digitales, y en general para los profesionales TIC, tiene Aragón. Pero para que esos atractivos den los resultados que potencialmente tienen es preciso ponerlos en valor, es decir, es necesario que se conozcan de manera exhaustiva y pormenorizada en todo el mundo.

En estos momentos, en la Comunidad Autónoma aragonesa no existe ninguna estructura que permita la visualización de la globalidad de sus potencialidades de una forma directa y completa, perdiéndose con ello posibilidades de todo tipo para incrementar y mejorar el ecosistema económico de Aragón. Por ello, sería sumamente interesante que, actuando como referente principal, pudiera disponerse de un portal web interactivo que presentase al mundo las ventajas de trabajar en la Comunidad aragonesa,  y se crease al mismo tiempo una marca de calidad digital y un centro de innovación digital especializado en inteligencia artificial para ofrecer soluciones, no solo a la Industria, como ya se hace, sino también a todos los sectores económicos y sociales.

Sabido es que, hoy en día, la digitalización no es algo opcional, sino una exigencia imposible de esquivar para todo el mundo. Requiere un compromiso decidido de todos los agentes sociales y de las administraciones públicas; precisa enfrentarse con acierto a la gran competencia externa que existe; y obliga a lograr que los centros educativos lleguen a ser realmente competentes en materia digital, de forma que los alumnos reciban formación suficiente en esta materia.

Pero para que este impulso pueda animare de forma eficaz, desde el Gobierno de Aragón se necesita un cambio radical que aporte presupuestos realmente aumentados, que no se contenten con un incremento de un solo dígito porcentual, y una decisión política de la que se carece en estos momentos, por más que la literatura de los discursos se empeñe en propagar lo contrario.

Y en esta búsqueda permanente de talento que la digitalización requiere, sería oportuno rememorar, pensando en Aragón, las históricas palabras que el presidente norteamericano Kennedy pronunció en su toma de posesión, refiriéndose a las necesidades de América: “más que poderío industrial o poderío económico, lo que América necesita es poderío mental”. Y en ello fundamentó una de los rasgos más importantes de la “Nueva Frontera” que deseaba para su país.

Aragón también requiere una nueva frontera de ambición que dibuje un horizonte nuevo en el que se pueda contemplar el abandono de viejas prácticas de exclusión y la adopción de formas modernas de gobernación; la renuncia al sometimientos estricto a los interesas partidistas y la adopción de lo que es más común a todos los ciudadanos; la visión a largo plazo sobre los rumbos que hay que mantener por encima de las coyunturas electorales y la lucidez para comprender que nada verdaderamente importante se logra sin actitudes de integración colectiva.

De todas estas cosas, y con gran amplitud, se habló en las Cortes de Aragón hace unos días con motivo de la presentación en la Comisión de Comparecencias y Derechos Humanos del clúster IDIA, dedicado a la Investigación, Desarrollo e Innovación en Aragón, convirtiendo el Palacio de la Aljafería en una solemne cámara de resonancia de los grandes desafíos que tiene la Comunidad aragonesa y del estímulo necesario para abordarlos con decisión. Los distintos discursos que en aquella reunión se pronunciaron por parte de todos los grupos políticos y, sobre todo, el espíritu que ella irradió,  permiten rememorar también otras históricas palabras de aquel discurso inaugural que, referidas a los aragoneses, podrían decirse de esta manera: No preguntéis que puede hacer el Gobierno por vosotros, preguntad más bien qué podemos hacer todos juntos por la digitalización.

 

Anuncios