El desafío aragonés

La industria agroalimentaria en Aragón es el segundo sector industrial tras el de automoción, y aunque está muy por debajo de la media nacional en cuanto a ventas y personas ocupadas, se encuentra, sin embargo, al mismo nivel en lo referente al consumo de materias primas e inversiones en activos materiales.

Aragón es la quinta Comunidad Autónoma en producción agraria y, sin embargo, ocupa el décimo lugar en lo referente a la cifra de negocios de su industria alimentaria, lo que pone de manifiesto el escaso valor añadido que se logra a las producciones agrarias, muy por debajo de la media nacional, y muestra el amplio recorrido de mejora que existe para la agroindustria en nuestra Comunidad, justificando con ello, cuantos esfuerzos sean necesarios para su consecución.

Por otra parte, la industria agroalimentaria aragonesa, tradicionalmente concentrada en su expansión a través de la ampliación de capacidad de procesado de bajo valor añadido y escasa innovación, está todavía lejos de activar su crecimiento en base a la I+D, la innovación y el conocimiento, factores todos ellos claves para la competitividad, como lo pone de manifiesto el hecho de que habiendo crecido la productividad laboral del sector nacional últimamente en un 28%, en Aragón tan sólo lo ha hecho en un 8%, sin perjuicio de tener carencias similares al resto de industria agroalimentaria española, como son la escasa dimensión de sus empresas, una todavía deficiente formación en muchos de sus cuadros directivos y una débil organización colectiva, entre otras.

A pesar de sus debilidades, Aragón tiene fortalezas claras en las que apoyar una decidida acción política en beneficio de este subsector. La elevada capacidad del mundo agrario aragonés para producir materias primas de calidad, el gran crecimiento de las exportaciones, la importante concentración sectorial existente, y el considerable número de pequeñas empresas familiares que pueblan todo el territorio, entre otras características singulares, pueden considerarse como sólidos puntos fuertes de apoyo sobre los que hacer bascular una acción política dinamizadora. Como lo son también la categoría de los centros tecnológicos y de investigación existentes en la Comunidad, así como el potencial de sus universidades.

Todo ello hace pensar que Aragón, con una política adecuadamente orientada y mantenida en el tiempo con un rumbo certero y por encima de los vaivenes políticos, puede aprovechar, entre otras oportunidades, las ventajas indudables de la posición logística de Zaragoza y su entorno, el creciente desarrollo del turismo del interior ligado en gran parte a la gastronomía, el uso de las TIC para trabajar en red, el comercio electrónico, y las posibilidades que puede brindar una adecuada negociación de la programación estratégica europea para el período 2014-2020, así como el segundo pilar de la política agraria común, y cambiar sustancialmente la faz económica de la Comunidad.

Ante esta situación y estas posibilidades, el Gobierno de Aragón se propone fijar una Estrategia Política de la Agroindustria de Aragón, como elemento fundamental para el desarrollo económico de la Comunidad, la vertebración de su territorio y la creación de puestos de trabajo.

Consciente de que una estrategia de esta naturaleza solo tendrá la eficacia buscada si se diseña con todos los actores que constituyen el sector agroalimentario y se desarrolla con su compromiso activo, el Gobierno ha puesto en marcha un proceso de participación de los agentes sociales, económicos, sindicales, académicos y de cualquier otra índole que gravitan sobre el subsector agroindustrial aragonés con el fin de establecer, en diálogo abierto y participativo, las líneas de fuerza que constituyan el entramado de dicha estrategia

Y consciente igualmente de que solo el mantenimiento en el tiempo de un rumbo acertado puede permitir ver logros en los grandes desafíos estratégicos, se propone que dicha Estrategia pueda gozar del más amplio consenso político con el fin de que esa andadura no se vea distorsionada por los vaivenes políticos y pueda ser continuada por cualquier gobierno con independencia del color político del mismo.

La industria agroalimentaria en Aragón es el segundo sector industrial tras el de automoción, y aunque está muy por debajo de la media nacional en cuanto a ventas y personas ocupadas, se encuentra, sin embargo, al mismo nivel en lo referente al consumo de materias primas e inversiones en activos materiales.

Aragón es la quinta Comunidad Autónoma en producción agraria y, sin embargo, ocupa el décimo lugar en lo referente a la cifra de negocios de su industria alimentaria, lo que pone de manifiesto el escaso valor añadido que se logra a las producciones agrarias, muy por debajo de la media nacional, y muestra el amplio recorrido de mejora que existe para la agroindustria en nuestra Comunidad, justificando con ello, cuantos esfuerzos sean necesarios para su consecución.

Por otra parte, la industria agroalimentaria aragonesa, tradicionalmente concentrada en su expansión a través de la ampliación de capacidad de procesado de bajo valor añadido y escasa innovación, está todavía lejos de activar su crecimiento en base a la I+D, la innovación y el conocimiento, factores todos ellos claves para la competitividad, como lo pone de manifiesto el hecho de que habiendo crecido la productividad laboral del sector nacional últimamente en un 28%, en Aragón tan sólo lo ha hecho en un 8%, sin perjuicio de tener carencias similares al resto de industria agroalimentaria española, como son la escasa dimensión de sus empresas, una todavía deficiente formación en muchos de sus cuadros directivos y una débil organización colectiva, entre otras.

A pesar de sus debilidades, Aragón tiene fortalezas claras en las que apoyar una decidida acción política en beneficio de este subsector. La elevada capacidad del mundo agrario aragonés para producir materias primas de calidad, el gran crecimiento de las exportaciones, la importante concentración sectorial existente, y el considerable número de pequeñas empresas familiares que pueblan todo el territorio, entre otras características singulares, pueden considerarse como sólidos puntos fuertes de apoyo sobre los que hacer bascular una acción política dinamizadora. Como lo son también la categoría de los centros tecnológicos y de investigación existentes en la Comunidad, así como el potencial de sus universidades.

Todo ello hace pensar que Aragón, con una política adecuadamente orientada y mantenida en el tiempo con un rumbo certero y por encima de los vaivenes políticos, puede aprovechar, entre otras oportunidades, las ventajas indudables de la posición logística de Zaragoza y su entorno, el creciente desarrollo del turismo del interior ligado en gran parte a la gastronomía, el uso de las TIC para trabajar en red, el comercio electrónico, y las posibilidades que puede brindar una adecuada negociación de la programación estratégica europea para el período 2014-2020, así como el segundo pilar de la política agraria común, y cambiar sustancialmente la faz económica de la Comunidad.

Ante esta situación y estas posibilidades, el Gobierno de Aragón se propone fijar una Estrategia Política de la Agroindustria de Aragón, como elemento fundamental para el desarrollo económico de la Comunidad, la vertebración de su territorio y la creación de puestos de trabajo.

Consciente de que una estrategia de esta naturaleza solo tendrá la eficacia buscada si se diseña con todos los actores que constituyen el sector agroalimentario y se desarrolla con su compromiso activo, el Gobierno ha puesto en marcha un proceso de participación de los agentes sociales, económicos, sindicales, académicos y de cualquier otra índole que gravitan sobre el subsector agroindustrial aragonés con el fin de establecer, en diálogo abierto y participativo, las líneas de fuerza que constituyan el entramado de dicha estrategia

Y consciente igualmente de que solo el mantenimiento en el tiempo de un rumbo acertado puede permitir ver logros en los grandes desafíos estratégicos, se propone que dicha Estrategia pueda gozar del más amplio consenso político con el fin de que esa andadura no se vea distorsionada por los vaivenes políticos y pueda ser continuada por cualquier gobierno con independencia del color político del mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: