Archive for 27 junio 2010

Bochornoso espectáculo

junio 27, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
El espectáculo que ofreció usted en el último Pleno municipal fue verdaderamente bochornoso. Su reiterado anuncio de no cumplir las mociones que se aprueban en el Pleno y el tono en que lo proclama socavan la función municipal, destrozan la imagen de la ciudad a la que usted pretende “poner en el mapa” y rinden un flaco servicio a la causa de la democracia.
Por otra parte, el hecho de quitar la palabra, como usted hizo, al portavoz del principal partido de la oposición cuando estaba realizando una detallada exposición de sus fracasos, puso de manifiesto no solo hasta qué punto usted no soporta encarar su propia realidad política, sino un talante despótico incompatible con el verdadero espíritu democrático.
Una amplia mayoría de los zaragozazanos reconoce ya en su fuero interno que usted ha fracasado como Alcalde. El rumbo político con el que inició esta Corporación se ha evidenciado desastroso, y como una nave mal gobernada que destroza su quilla contra las arrecifes de la costa, así ha embarrancado su gobierno contra las duras rocas de la realidad, mientras usted se niega a abandonar sus ensoñaciones, y los zaragozanos tienen que padecer una imposición abusiva, un deterioro constante de los grandes servicios básicos y una progresiva disminución de su calidad de vida.
El ejercicio nervioso de la autoridad del que usted hizo gala en el último Pleno, que por su naturaleza le sitúa en las antípodas del buen gobernante, conculcando incluso la ley al levantar la sesión plenaria sin haber concluido el orden del día, solo pone de manifiesto que esta sensación generalizada de su fracaso es también compartida por usted mismo en el arcano de su percepción interior
Un cordial saludo.

“Quemado”

junio 20, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
Una gran mayoría de los ciudadanos y prestigiosos medios de comunicación opinan que su Delegado de Hacienda está “quemado” desde hace meses, y con la situación financiera en que ha contribuido a colocar al Ayuntamiento consideran comprensible que desee estar, cuanto antes, lo más alejado posible de la ciudad.
Pero se da también la circunstancia de que dicho Delegado sustituyó a otro igualmente “quemado”, que hubo de poner también tierra de por medio, y éste a su vez a una Delegada que duró menos de un año en el cargo.
Todo ello da idea de la lamentable deriva de la Hacienda municipal desde que usted asumió la Alcaldía, propiciando la mayor subida de impuestos que han padecido los ciudadanos, elevando la deuda por encima de los máximos legales, instalando de forma permanente las cuentas en el desequilibrio financiero, y dando rienda suelta a una desenfrenada carrera de gasto bajo el señuelo de los grandes acontecimientos.
Aunque resulte ocioso decirlo, de toda esta situación de crisis municipal, por más que tenga en los mencionados delegados sus responsables instrumentales, tiene en usted su máximo responsable.
Señor Alcalde, es usted el que está “quemado” porque su política municipal ha fracasado. Ante esta situación, en lo que resta de Corporación, debería esforzarse por dar ese golpe de timón que el Ayuntamiento precisa, cuanto antes, para intentar dejar a su sucesor una situación lo menos mala posible.
Un cordial saludo

La hoguera del fracaso

junio 13, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
En estos momentos en que usted y su Gobierno se debaten en un profundo desconcierto político y tratan, como pide la consigna nacional del Partido Socialista, de intentar desviar la atención ciudadana hacia su fracaso criticando al Partido Popular, me parece muy interesante recordarle algo de la enorme labor que dicho partido llevó a cabo cuando gobernó y le legó a usted como herencia ciudadana.
Durante los ocho años anteriores a su llegada a la Alcaldía se propiciaron inversiones en infraestructuras básicas por valor de más de mil millones de euros, completándose el Tercer Cinturón, dando un avance sustancial al Cuarto, mejorando todos los accesos, y llevando a efecto la transformación ferroviaria con la nueva estación y la llegada del tren de alta velocidad, entre otros logros similares.
Se concluyó el saneamiento integral de la ciudad, de forma que prácticamente todas las aguas son, a partir de entonces, depuradas, se llegó a disponer de una red de tuberías de más de mil kilómetros de longitud, se transformaron más de trescientas sesenta calles, se suscribió un convenio sin precedentes con el Ministerio de Fomento para transformar una parte sustancial de la ciudad, y se consiguió suelo para edificar treinta y dos mil viviendas sociales, entre otros muchos logros de similar importancia. Y todo ello con unos impuestos municipales de entre los más bajos de España.
Nada más llegar usted a la Alcaldía subió los impuestos el cincuenta por ciento, hasta el punto de que para disimularlo dividió el recibo en dos partes, y se lanzó a una política de imagen, alejada de la realidad, que ahora se ha visto completamente fracasada.
Ante esta situación resulta políticamente inútil e intelectualmente burda su pretensión de querer distraer a los ciudadanos de la contemplación de su fracaso tratando de criticar a la oposición. Con ello, no hace usted más que echar leña en la hoguera de dicho fracaso.
Un cordial saludo

Falacia

junio 6, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
La Junta de Portavoces del Ayuntamiento es un órgano deliberante y en sus sesiones no se pueden nunca adoptar acuerdos ni resoluciones, y en estas condiciones dista mucho de ser el órgano político más importante, como afirmó usted en un Pleno, en un momento de acaloramiento, al ser puesta en evidencia la falacia del consenso en materia de Política Exterior del que a usted le gustaba presumir.
Y la misma falacia está intentado proyectar ahora por el mero hecho de que la portavoz del Partido Popular asista y participe, en dicha Junta de Portavoces, en los comentarios o deliberaciones que sobre la pésima situación municipal puedan verterse.
Dicha asistencia, que viene obligada por Reglamento y por cortesía, en absoluto quiere decir que, por parte del Partido Popular, haya ningún consenso para gobernar el Ayuntamiento. Usted es el responsable de la pésima situación municipal, y es a usted a quien le corresponde intentar salir de esa situación.
De sobras es conocida su pretensión de arroparse con todos los grupos políticos en las horas difíciles para tratar de diluir su fracaso, pero el buen hacer democrático exige deslindar con nitidez los campos del gobierno y de la oposición. Con ese deslinde se subieron abusivamente los impuestos en su día, se puso en marcha el proyecto del tranvía, el mayor error estratégico de su mandato y su mayor fracaso político, y con ese mismo deslinde debe usted abordar la salida de esta crisis municipal.
Un cordial saludo