Archive for 28 marzo 2010

Retroceso democrático

marzo 28, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
La muerte del simpatizante de la oposición democrática y pacífica al régimen cubano, Orlando Zapata, tras dos meses en huelga de hambre y privado de agua por orden del régimen castrista, no solo produce una profunda consternación entre las fuerzas políticas y la sociedad española, sino que debe mover a una decidida acción concertada para forzar el establecimiento de la democracia en aquel país.
La comunidad internacional debe pedir al régimen castrista la liberación inmediata de todos los presos encarcelados por motivos políticos y de conciencia, y la Unión Europea debe mantener su posición común sobre Cuba hasta que esto ocurra y haya avances significativos en el respeto a los derechos humanos de los cubanos. Su flexibilización en estos momentos solo ayudaría al régimen castrista a mantener su actual política represora y a reforzar las estructuras de la dictadura.
En estas circunstancias, no solo resulta lamentable, sino también claramente perjudicial para el establecimiento de la democracia en Cuba, la actitud complaciente con respecto al Gobierno cubano que viene manteniendo el Gobierno español, que ya en 2005 se convirtió en avalista ante la Unión Europea para suspender las sanciones que le habían sido impuestas como consecuencia de las detenciones por recoger firmas para pedir libertad, y que ahora pretende eliminar la posición común de la Unión Europea frente a Cuba.
Esta actitud política, junto con el menosprecio hacia los demócratas cubanos mostrado por el ministro Moratinos en su último viaje a la isla, representan un retroceso en la marcha de ayuda al pueblo cubano en su lucha por conquistar la democracia y la libertad.
Señor Alcalde, el orgulloso apoyo público a esta política de retroceso que expresó usted en el último Pleno del Ayuntamiento puede que aumente su cotización como militante del Partido Socialista, pero la disminuye de forma notoria como Alcalde democrático de Zaragoza.
Un cordial saludo.

Anuncios

Viaje a Vancouver

marzo 21, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
Como usted sabe, los tres pasos clásicos del arte del buen gobierno democrático son: decir lo que se va a hacer, hacer lo que se dice, y responder de lo que se hace. Pues bien, ninguno de los tres se ha dado en su reciente viaje a Vancouver.
Usted no dijo lo que iba a hacer, entre otras razones, porque no lo sabía; es más, no sabía siquiera si ir o no ir, porque no tenía nada que hacer allí, y, al parecer, se animó cuando entrevió la posibilidad de celebrar un encuentro con su colega de aquella ciudad.
En estas condiciones, resulta normal que usted no cumpliera tampoco el segundo paso, pues es difícil hacer lo que se dice cuando en el fuero interno se dice uno a sí mismo que no hay nada que hacer.
Y el incumplimiento del tercer paso ha resultado tan obvio como clamoroso. A la vuelta, usted no ha dicho ni una palabra de su viaje, limitándose a enviar a su subalterno a entretener con alguna historia a los medios de comunicación. Es obvio que no tenía nada que decir porque no llegó ni a entrevistarse con su colega de Vancouver, y, al parece, los únicos remedos de conversación que mantuvo fueron más bien de hall de hotel o viaje de ascensor.
Este viaje suyo a Vancouver, señor Alcalde, es un ejemplo casi perfecto de lo que no hay que hacer en materia de política exterior, y esclarece con luz meridiana el tipo de gasto del que se puede, y se debe, prescindir no solo en tiempos de crisis, sino en todo momento.
Un cordial saludo

El Presupuesto de Zaragoza (VI)

marzo 14, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
Como vengo diciéndole en cartas anteriores, el Presupuesto municipal para este año es muy perjudicial para la ciudad desde muchos puntos de vista, y lo es de una manera particular desde el punto de vista de la calidad de vida que puede reportar a los zaragozanos en cuestiones tan fundamentales como los grandes servicios públicos.
Así, por ejemplo, la dotación a la limpieza de la ciudad se reduce en un 7%, y debido a que la misma se realiza a través de una contrata, cabe preguntarse: ¿cuántas calles de la ciudad van a quedarse sin limpiar?; ¿ó es que la contrata de limpieza está sobredimensionada y es posible esta reducción, y tal vez alguna mayor?; ¿ó es que se aplaza el pago de lo debido este año para pagarlo en otro momento posterior? Convendría que se aclararan estos extremos porque tenemos la contrata de limpieza comparativamente más cara de España y la ciudad sigue sucia.
Y en lo referente al transporte público puede temerse el mismo deterioro. La dotación al transporte de las personas de movilidad reducida disminuye un 10%. La atención al transporte de los Barrios Rurales desciende un 15%. Y la dotación para la mejora general de transporte urbano baja un 8,5%. Entre estas tres importantes partidas deja el Ayuntamiento de gastar más de cuatro millones de euros, lo mismo que ha dotado para la línea de tranvía.
Ante la oposición de más de media ciudad a ese proyecto, los trastornos que su construcción está ocasionando y la hipoteca que supone para el futuro de la movilidad, hubiera sido mucho mejor, señor Alcalde, que la partida del tranvía se dedicase a impedir la erosión del transporte público por de autobús urbano que, como reconoció usted mismo en el último debate sobre el estado de la ciudad, es el sistema fundamental del transporte en el presente y en el futuro.
Un cordial saludo

El Presupuesto de Zaragoza (VI)

marzo 14, 2010

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
Como vengo diciéndole en cartas anteriores, el Presupuesto municipal para este año es muy perjudicial para la ciudad desde muchos puntos de vista, y lo es de una manera particular desde el punto de vista de la calidad de vida que puede reportar a los zaragozanos en cuestiones tan fundamentales como los grandes servicios públicos.
Así, por ejemplo, la dotación a la limpieza de la ciudad se reduce en un 7%, y debido a que la misma se realiza a través de una contrata, cabe preguntarse: ¿cuántas calles de la ciudad van a quedarse sin limpiar?; ¿ó es que la contrata de limpieza está sobredimensionada y es posible esta reducción, y tal vez alguna mayor?; ¿ó es que se aplaza el pago de lo debido este año para pagarlo en otro momento posterior? Convendría que se aclararan estos extremos porque tenemos la contrata de limpieza comparativamente más cara de España y la ciudad sigue sucia.
Y en lo referente al transporte público puede temerse el mismo deterioro. La dotación al transporte de las personas de movilidad reducida disminuye un 10%. La atención al transporte de los Barrios Rurales desciende un 15%. Y la dotación para la mejora general de transporte urbano baja un 8,5%. Entre estas tres importantes partidas deja el Ayuntamiento de gastar más de cuatro millones de euros, lo mismo que ha dotado para la línea de tranvía.
Ante la oposición de más de media ciudad a ese proyecto, los trastornos que su construcción está ocasionando y la hipoteca que supone para el futuro de la movilidad, hubiera sido mucho mejor, señor Alcalde, que la partida del tranvía se dedicase a impedir la erosión del transporte público por de autobús urbano que, como reconoció usted mismo en el último debate sobre el estado de la ciudad, es el sistema fundamental del transporte en el presente y en el futuro.
Un cordial saludo

Insostenible

marzo 7, 2010

(Carta abierta al Alcalde Zaragoza)

Señor Alcalde:
En una reciente encuesta de Ebrópolis se ponía de manifiesto hace unos días lo que todos, incluso usted, ya sabíamos: que algo más de la mitad de la ciudadanía está en contra de su proyecto de tranvía. Y digo que lo sabíamos todos, y usted el primero, porque hace más de cinco años las encuestas estaban dando los mismos resultados que actualmente, y por el salón de Plenos del Ayuntamiento han desfilado representantes de entidades ciudadanas que ha puesto de manifiesto un sentir similar.
En estas circunstancias podrá discutirse si el mencionado proyecto del tranvía es sostenible económica o medioambientalmente; pero lo que está fuera de toda discusión es que, con más de la mitad de la población en contra, no es sostenible socialmente.
Le he dicho muchas veces, y ante la encuesta de Ebrópolis no puedo por menos de repetírselo hoy, que este proyecto constituye su mayor fracaso político y la más pesada hipoteca que usted va a dejar a la ciudad. Que lo apoye solo uno de cada tres ciudadanos, y que la mayoría esté a favor de su alternativa, es decir, del metro, lo que pide desde hace tiempo la oposición, mide la distancia que separa a usted y a su gobierno de la sensibilidad popular.
Lleva usted mucho tiempo, señor Alcalde, gobernando de espaldas a los ciudadanos, sometidos además a una abusiva presión impositiva, e intentando aturdirles con una propaganda que pretende mitificar su figura, componiendo así un estilo de gobierno que se sitúa en las antípodas de lo que el buen hacer democrático requiere. La encuesta de Ebrópolis no hace más que confirmar estas palabras.
Un cordial saludo.