El Presupuesto de Zaragoza (III)

(Carta abierta al Alcalde de Zaragoza)

Señor Alcalde:
Como le decía en mi carta anterior, el presupuesto municipal para al año 2010 es completamente rechazable no solo por la abusiva presión fiscal que los ingresos representan, sino también por la estructura del gasto que contempla.
Pero antes de entrar en la crítica del gasto, quiero hacer un comentario sobre la posibilidad reformadora de las enmiendas que la oposición puede hacer sobre los presupuestos del Ayuntamiento, y con la que su aparato de propaganda tanta demagogia está acostumbrado a hacer.
Las enmiendas al presupuesto, con las limitaciones impuestas de no poder alterar la dimensión relativa de las áreas, carecen por completo de posibilidad reformadora de la estructura presupuestaria. Y, como he comentado en cartas anteriores, al ser precisamente la estructura lo más importante de cuanto requiere ser cambiado, resulta que los esfuerzos de la oposición, por intensos y meritorios que sean, se ven, por naturaleza de las disposiciones reglamentarias, imposibilitados de reformar lo verdaderamente sustancial.
La pretensión de su Gobierno que anima a la oposición a mejorar el presupuesto por esta vía estrecha es tan falaz como la invitación que pudiese hacerse a cualquiera que quisiera reformar profundamente su casa pero se le impidiese cambiar los tabiques de las habitaciones, con lo que no le quedaría más remedio que concentrarse en la decoración del interior de las misma. Esto es lo único que pueden hacer las enmiendas: decorar algo los compartimentos internos de un presupuesto que en su estructura es indecoroso para los zaragozanos.
Ante esta situación, el Grupo Municipal Popular, en concordancia con su responsabilidad de servicio a los zaragozanos, solo pudo formular una enmienda verdaderamente útil, y fue la primera de las setenta que presentó: una enmienda a la totalidad, pidiendo a su Gobierno que retirase ese presupuesto y presentase otro que tuviera invertidas, aunque sólo fuera de forma inicial, las tendencias básicas apuntadas.
Por desgracia para Zaragoza, señor Alcalde, su Gobierno y el “socio presupuestario” que usted encontró impidieron su retirada, prestando con ello un lamentable servicio a los zaragozanos.
Un cordial saludo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: