Gobernar España

El salto cualitativo dado por las seis comunidades autónomas que, desde el año pasado, vienen reuniéndose periódicamente con el fin de cooperar y armonizar competencias autonómicas, consistente en pretender transitar por caminos constitucionales de corte federal, además de constituir una contradicción en sus propios términos, pone de manifiesto el desgobierno existente en España y el grado de desorientación a que está conduciendo la política territorial del presidente del Gobierno.
Que es preciso armonizar el proceso autonómico y poner orden en la actual carrera autonomista es algo a lo que, junto con los partidos nacionalistas, solo se niega a reconocer la actual dirección del Partido Socialista. Pero la forma de abordar semejante cuestión de Estado no es conculcando el poder central del mismo y precisamente para pretender ir adonde la propia Constitución no permite, como es la clara intención de alguna de las comunidades autónomas reunidas.
El Estado español no es un Estado federal, por más que las actuales autonomías tengan más poder que muchos de los Estados federados en los países organizados bajo este régimen, sino un Estado unitario, autonómico, pero unitario, con sus poderes repartidos en tres ámbitos, el central, el autonómico y el local, y haciendo descansar la salud del mismo precisamente en el equilibrio razonable de estos tres poderes, que no se da en estos momentos.
Y este desequilibrio, producido por el excesivo peso del poder autonómico, al que vengo refiriéndome con frecuencia en estas mismas páginas, está produciendo una distorsión de la vida nacional que no sólo afecta a cuestiones jurídicas y de derechos básicos, como es el de la igualdad de todos los españoles, sino que incide de lleno en la propia vida económica. Asuntos esenciales para el desarrollo económico como la seguridad jurídica, la unidad de mercado, la libre circulación de personas, la similitud de niveles educativos o sanitarios, y muchos otros de índole similar están viéndose alterados de manera creciente por el mencionado desequilibrio con el consiguiente impacto negativo y de largo alcance en la competitividad, el desarrollo productivo y, en último término, en la creación de riqueza y puestos de trabajo.
Urge, a mi juicio, corregir esta situación, pero la solución no consiste en agrandar ese desequilibrio en beneficio del poder autonómico, como de manera consciente o inconsciente está propiciando el presidente del Gobierno, sino en lo contrario, en lograrlo de forma razonable y por el camino que desde hace más de una década está apalabrado por los grandes partidos nacionales, la llamada “segunda descentralización”, es decir, el traspaso de competencias del poder autonómico al poder local, y que, por la razón que sea, no ha pasado, ni hay visos de ello, de las palabras a los hechos.
El evidente fracaso del Senado para dar cauce adecuado a la diversidad territorial, y la consiguiente necesidad de abordar la reforma de la Constitución para resolver éste y algún otro problema nacional, no justifican en modo alguno la intención de ciertas comunidades autónomas de establecer por la vía de hecho espurios mecanismos de poder, y menos aún la pretensión de alguna de ellas de cambiar el modelo de Estado.
Cuando los grandes problemas no se abordan, con el tiempo van haciéndose mayores. Con la presencia del señor Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno español las tensiones territoriales son hoy más agudas que hace seis años y tienden al desbordamiento en la misma medida en que el propio presidente del Gobierno se encuentra crecientemente desbordado por sus propio errores.
La pretensión de las comunidades autónomas de Cataluña, Valencia, Aragón, Castilla y León, Andalucía y Baleares de impulsar una conferencia de presidentes sin ningún representante del Gobierno español, “como en los países federales”, según las propias palabras del consejero de Interior de Cataluña, Joan Saura, es suficientemente preocupante y requiere, a mi juicio, que se levante la voz, exigiendo al Gobierno que abandone la indefinición y la demagogia y se dedique realmente a gobernar España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: