Archive for 8 diciembre 2008

Salsagoza 2008

diciembre 8, 2008

Ayer tuve ocasión de asistir al espectáculo de clausura y a la posterior salsoteca de la 4ª Concentración Mundial de Salsa, “Salsagoza 2008”, que durante cuatro días ha reunido en Zaragoza, en el Parque de Atracciones, a más de mil quinientas personas pertenecientes a setenta países, en una impresionante exhibición cultural y de expresión corporal al calor de la música hispana más extendida en el mundo.
Todo el embrujo de esa danza integradora, interpretada por los primeras figuras mundiales, y el desbordante calor humano que le es inherente, y que no conoce fronteras, han hecho de la capital del Ebro durante esos días un foco mundial de cultura y proyección universal.
La Asociación Arte y Ritmo, organizadora del acontecimiento, presidida y dirigida por Miguel Ángel Lucía, se ha convertido durante estos días, al calor de la salsa, en el primer embajador de la ciudad, aunando la dimensión de proyección exterior que el Certamen ha tenido con una vertiente cultural de primer orden, particularmente interesante y necesaria para nuestra ciudad, sobre todo al considerar el páramo cultural en que está instalada la política de su Gobierno local.
Y al considerar que estas dos brillantes vertientes de Salsagoza 2008 se han dado precisamente en el año en que, al hilo de la Exposición Internacional, se ha pretendido que Zaragoza sea conocida en el mundo, resulta particularmente lamentable la indiferencia que el Gobierno de la ciudad ha mostrado ante el Certamen, ignorándolo por completo, sin ninguna presencia de ninguno de sus miembros en ninguno de sus días, y con un aporte financiero tan exiguo que no puede llamársele ni siquiera ayuda, sino más bien limosna.
La política de proyección exterior del Ayuntamiento necesita urgentemente ser revisada y la política cultural, algo más que eso: ser concebida, porque no existe. Al calor de la salsa este fin de semana en el Parque de Atracciones de Zaragoza no he podido por menos de reflexionar hasta qué punto es esto necesario, y en qué medida la expresión vital que la salsa propicia puede convertirse en el símbolo de esa necesaria expresión cultural de la ciudad que Zaragoza tanto necesita.

Anuncios