Liderazgo metropolitano

Una ciudad se impulsa cuando existe un clima social adecuado, cuando se logran unos consensos básicos en lo fundamental, cuando se adquiere un grado suficiente de implicación ciudadana, y cuando se posee un proyecto de ciudad definido, ambicioso y coherente, como el que ha presentado días atrás Domingo Buesa.
Y una ciudad como Zaragoza, que tiene una influencia territorial que desborda con creces su ámbito municipal, sólo se impulsa adecuadamente cuando se ejerce un liderazgo metropolitano que ponga en valor no sólo sus propias características, sino también las potencialidades de su influjo, ejerciendo de hecho un cierto gobierno territorial que, sin menoscabo del autonómico, supla por la vía del buen hacer político lo que todavía falta en el proceso descentralizador del Estado, y que, en Zaragoza, por su particular incidencia en el conjunto de la Comunidad, es más urgente y necesario que en otras ciudades.
Y cuando se da este liderazgo, se impulsa la actividad económica, se crea riqueza, se aumenta la calidad de vida, se profundiza y se extiende la cultura, y se reafirma la propia identidad.
De este liderazgo metropolitano es de lo que ha carecido por completo el actual Alcalde durante los cuatro años de su mandato, limitándose a ejercer, con más errores que aciertos, dicho sea de paso, como mero regidor municipal, sin ni siquiera intentar, aunque fuera de forma incipiente, esa otra dimensión, cuyo cabal desarrollo es condición necesaria para cumplir adecuadamente la primera.
Y si esto es lamentable cualquiera que hubiera sido la figura concreta del Alcalde durante estos cuatro años, resulta todavía más lamentable, y sorprendente al mismo tiempo, que tal carencia de dimensión se haya dado en quien llegó a la Alcaldía con una alta experiencia de gobierno nacional, que hizo pensar a algunos que, al margen del juicio concreto sobre los contenidos de su futura gestión, pudiera darse, en todo caso, una nueva altura a la gobernación de Zaragoza.
No ha sido así, y aunque se han perdido cuatro años en este aspecto, en la vida democrática queda siempre la esperanza del cambio, que en nuestro caso concreto se postula de la mano del Partido Popular.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: