La transformación cultural

2.jpg

Lo primero que hizo el nuevo Gobierno municipal cuando asumió el poder, hace ahora cuatro años, fue reducir prácticamente a la mitad la dotación presupuestaria para la actividad cultural en general, como denunció en su día el.Se adujo entonces que se trataba de una medida coyuntural, forzada por la necesidad de detraer financiación para volcarla en el esfuerzo por lograr la candidatura de la Exposición Internacional, pero que, una vez pasado el trámite de la misma, volvería a intensificarse hasta su nivel anterior.
No ha sido así. Han pasado cuatro años y la dotación presupuestaria sigue siendo básicamente la misma que la del primero, con la simple actualización vegetativa, articulando, eso sí, cada año un argumento distinto para justificarlo, y con la pretensión además de mezclar la cultura con los festejos para disimular todo lo posible la penuria de su situación.
Ante esta realidad, a la que habría que añadir otras consideraciones no estrictamente presupuestarias, se comprende mejor el notable descenso que la política cultural ha tenido en el conjunto de preocupaciones municipales durante estos cuatro años que ahora terminan, rindiendo con ello un flaco favor a la ciudad, pero sobre todo a los ciudadanos.
Porque la actual transformación que está experimentando Zaragoza no debe agotarse, a mi juicio, en contenidos meramente mercantiles o económicos, por más que éstos sean siempre necesarios para una mejora de la calidad de vida de sus habitantes, sino abarcar también, y con la misma intensidad al menos, una dimensión cultural sin la que la mencionada transformación no lograría nunca sus objetivos más deseables. Zaragoza se está haciendo una ciudad grande, y se va a hacer más grande todavía en el futuro, pero nunca llegará a ser una gran ciudad si su transformación física no va acompañada de una transformación cultural y el bienestar creciente de sus ciudadanos no conlleva también su crecimiento cultural y moral
Urge, por lo tanto, una rectificación del rumbo y dar a la cultura, a la cultura en libertad, como insiste permanentemente Domingo Buesa, la importancia política que merece.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: