Parques y jardines

1.jpgEs natural que Domingo Buesa lleve tiempo recorriendo minuciosamente todos los parques de la ciudad. No sólo su espontánea preocupación por estos espacios ciudadanos, sino también la sistemática denuncia de su situación que viene realizando el Partido Popular durante estos años pasados, explican su inquietud por la irrelevancia que la Política de Parques y Jardines ha tenido en la Corporación que ahora termina.
Ayer le tocó el turno al Parque Miraflores. Y allí, tan pronto como la lluvia lo permitió, junto con vecinos y compañeros, pasó minuciosa revista a sus problemas, observó con detalle sus deficiencias, debatió con todos las causas de su abandono, y esbozó las soluciones que requiere.
Zaragoza cuenta en estos momentos con 50 parques de más de 8.000 metros cuadrados, que unidos a las superficies de los Pinares de Venecia, las Riberas y los Galachos, sitúan a nuestra ciudad en un puesto de vanguardia en esta materia, tan sólo detrás de Madrid y Barcelona, y por delante del resto de las ciudades españolas, incluida Sevilla que, con motivo de la Exposición Universal, recibió un impulso considerable en esta dimensión. Por eso se comprende mal el abandono en el que se encuentran y la ínfima importancia política que a su cuidado viene otorgando el Gobierno actual.
Una auténtica Política de Parque y Jardines digna de tal nombre tiene que tener, a mi juicio, tres grandes vertientes. En primer lugar, una preocupación sincera, y adecuadamente dotada con el presupuesto necesario, para abordar las reformas permanentes y el mantenimiento continuo que requieren, situada, dicho sea de paso, en las antípodas del mero parcheo coyuntural e insuficiente en el que está instalado el Gobierno.
En segundo lugar, una decidida dimensión cultural, haciendo de los parques escenarios de la cultura viva en muy diversas manifestaciones que encuentran, precisamente, al aire libre su mejor expresión.
Y por último, una dimensión de proyección exterior de la ciudad, porque pueden constituir, adecuadamente tratados, no sólo lugares privilegiados de esparcimiento de los zaragozanos, sino sitios emblemáticos de atracción de turistas y visitantes.
Y todo esto, durante la Corporación que ahora termina, ha brillado por su ausencia.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: